Una Aventurita Nocturna

Todo sucedió porque estaba aburrido y estaba buscando algo de acción. Estar soltero y vivir solo definitivamente no es una buena receta para vivir. Hay demasiada tentación por ahí circulando libremente y una polla caliente no está preparada para ser firme y quedarse quieta. Entonces decidí salir a buscar acción.

Lo que más me gusta

Créame, lo he intentado todo para curvar mi apetito sexual. Me he golpeado tanto el pene que tuve que ir a emergencias por mí mismo. Me follé a tantos coños diferentes que fui a rehabilitación psicológica.

Chupo cualquier polla que se cruce en mi camino. Me encanta una gran polla larga y regordeta descansando en mi lengua y que me atragante tan profundamente hasta el punto en que estoy a punto de desmayarme. Me encanta mirar una polla de cualquier tipo, podría ser una polla de caballo, una polla de perro, cualquier cosa con una polla me llama la atención.

No solo amo una polla; me encanta ese semen pegajoso cuando me salpica la cara, rezuma por la parte posterior de mi garganta. Una buena polla y una buena follada me duran semanas, mientras camino en mi propio mundo de fantasía. Estoy pensando en un culo gordo, una polla larga casi las 24 horas del día, los 7 días de la semana, o el 99,9% del tiempo. Me duele el culo debido a toda la acción que ve. Una polla no tiene límites, y la mayoría de las pollas que me han follado han vuelto por unos segundos.

Buscando acción

Así que esta noche en particular decido ir a la ciudad para cambiar de escenario. Vivía aproximadamente una hora fuera de los límites de la ciudad. Podría ir a un club tal vez dos o tres veces al año. Esta noche en particular me encontré con un club gay, ya que estaba tan cerca de donde vivo, podría haber una posibilidad de que alguien estuviera allí que yo pudiera conocer. A lo largo de mi estilo de vida homosexual clandestino, evité los lugares donde pasaban un montón de homosexuales. Caminé de un lado a otro de la calle durante casi una hora antes de reunir el valor para caminar dentro del club. Recorrí la escena tratando de determinar si reconocía a alguien o si alguien me reconocía a mí. Parecía seguro y me relajé y dejé que mi lado homosexual apareciera.  Me gusta follar con un Ladyboy que se vista y actúe como una mujer. Me gustan altos y delgados, pero tiene que actuar como una puta.  Soy realmente quisquilloso cuando se trata de follar con alguien o que alguien me folle a mí. Me he esforzado mucho por mantener intacta mi privacidad. No soy un bebedor, pero esta noche en particular decidí darme un capricho con una bebida mezclada, luego otra. Después de dos tragos, todos los maricones empezaron a verse bien.

El que busca encuentra

Allí estaba ella, parada en la esquina a mi izquierda. La Drag Queen perfecta para mí. Inmediatamente hicimos contacto visual y las dos bebidas me dejaron suelto como una pluma. La perra marica y yo nos llevamos bien y pasamos una o dos horas hablando. Ahora a convencer a la perra bonita de que me invite a su casa. Justo lo que estaba buscando. Ella encajó en la descripción ideal de mis fantasías eróticas homosexuales. Fuimos a su apartamento e inmediatamente nos metimos en la cama. Hasta ahora no había pensado en  que el cuerpo de otro hombre pudiera excitarme tanto. La perrita se veía bien, olía bien.  Sí, ella me permitió follarla hasta que quedé exhausto. ¡Qué buen polvo! En el fondo de mi mente quería algo diferente. De repente, mi trasero comenzó a hormiguear. ¡UPS! Eso no es bueno, al menos no para mí. La última vez que me hormigueaba el culo, me jodieron.

cita-real

 Ahora me toca a mí

Ni siquiera me preguntó, ella sabía en ese mismo momento qué era lo quería. Me dio una voltereta y de un solo golpe me metió la polla  por el culo. Se sentía tan bien que casi me desmayo. El dolor fue manejable mientras gritaba de alegría y placer. En cinco minutos, la perra dejó escapar una carga de cinco galones de semen y se roció por todo mi cuerpo. Disfruté de la pegajosa leche untándola por todo mi cuerpo.

Sintiéndome bien, le pregunté a la perra si estaba bien si pasaba la noche allí en su apartamento, porque no quería conducir a casa así de extasiado y en apariencia satisfecho pero cansado. Alrededor de las 6:00 am desperté con un deseo inmenso, le pedí a la perra que me volviera a follar. Sin dudarlo, puso esa polla en mi culo por segunda vez. Ahora tenía más energía y la segunda vez me dio otra buena follada anal. Su pene se puso cada vez más duro y grueso y me entregué a sentir, me movía, me arqueaba, sudaba. ¡Qué rica polla tienes!, le decía y la perra se excitaba  más al  escuchar eso. La penetración esta vez me hizo volar por el culo, me dio duro, me cogió sin piedad. Dentro mío se movía como un toro desbocado. ¿Te gusta, te gusta?, ¿quieres que pare?, me gritaba y yo suplicaba que siguiera. Ya no puedes parar, le decía, quiero más. Estaba yo a punto de estallar en un orgasmo épico. Y lo tuve, lo tuvimos.

Luego pasamos un buen rato entre caricias, tirados en la cama y en el piso, oliéndonos, tocándonos,  seguíamos  salpicados de semen, de deseo, de lujuria.

Esa fue la primera vez que me follaron dos veces en la misma noche. Pero en realidad mi deseo era que me siguieran follando. Estaba realmente insaciable. Nunca volví a ver a la perra, pero siempre la recordaré. Soy un hombre homosexual promedio,  podría tener relaciones sexuales homosexuales unas tres o cuatro veces al año. Suele ser con la misma persona o personas, pero no salgo a pasear por las calles buscando un hombre o una mujer con quien follar.Si fueras a ir a cualquier club en una noche determinada, ya sea heterosexual o gay; hay alguien presente que quiere ser follado. ¿No es ese el propósito de ir a esos lugares?

Deja un comentario