Saltar al contenido

La tienda donde comprar tus artículos eróticos

Según la connotación de la fantasía, el umbral del placer se ubica en un sitio u otro. Jamás será lo mismo, pensar que lo estás haciendo encima de un escenario, regentes de todas las miradas, frente a que imagines, hacerlo lento y suave, con la luz apagada, disfrutando cada segundo, acompañado de la persona esa que te hace tilín, pero que aun no le has visto, por mucha curiosidad que exista, lo que tiene debajo de la ropa interior (si lleva, que tampoco lo sabes). Para ello, tenemos los complementos ideales para todo tipo de sexo. Un sexo más banal y salvaje, no requiere lo mismo que uno más romántico y espaciado en el tiempo, por lo que, cada sexo, tiene sus complementos adecuados, y aquí te presentamos los que nostros aconsejamos, para que tú, elijas el que se amolda a ti:

Vibradores 

Para que nos vamos a mentir; son tan validos para que nos follen con ellos, como para hacernos el amor de manera individual. Son el complemento perfecto para estimular la relación de pareja o para acabar en un santiamen nuestras propias masturbaciones. Lo ideal en ellos, es labarlos antes y después del uso, y entre un uso y otro, guardarlos en un sitio que no pille polvo. La realidad no suele ser esa al completo, ni siquiera para mi, por lo que, al menos antes de usarlo, una agüita, ¿Vale?

Las bolas chinas

Se pusieron de moda y fueron bastante famosas en la década de los 90 y principio del milenio este nuevo. Sus funciones medicinales del suelo pélvico hicieron de ello la excusa perfecta para que toda mujer con uso de razón se metiera las bolas estas por la vagina. Ibas por la calle, y las veías saltar y reír, y pensabas <ale, ya va una con las bolas puestas>; y seguramente así era. Por lo que, son las grandes normalizadoras de los complementos sexuales a modo de juguete en lo que a expansión de uso se refiere.  Sus bolas internas hacen que por dentro de la vagina, exista movimiento, por lo que, la chica lubrica, y le aumenta el lívido. 

Los dildos anales 

Si una llave inglesa vale para apretar tornillos hexagonales, el dildo anal, no tiene más que una lectura. Te prepara el ano para que dilate o quede dilatado para la penetración de este agujero trasero. Tanto en chicos como en chicas, es un agujero morboso, que más que por el placer sensitivo que trae con él, gusta la idea de penetrarlo, y con ello, se sonríe y se llega al orgasmo antes. Por lo que los dildos anales, al igual que la cadena, además de para estrechar el conducto vaginal en la penetración, vale para preparar el ano, para que sea penetrad, por supuesto todo ello, a grueso modo. 

El sofá erótico tántrico

Te imaginas una penetración super lubricada, por haber ido incrementando la excitación de cero a cien a paso lento, sumando, deseando, acariciando, con contacto corporal, hasta que, de repente, el pene entra solo en la vagina como si de un imán de polos opuestos se tratase, notano con ello el cambio de temperatura genital en la entrada, así como una sensación de límite la cual, hace que, se vaya cambiando de postura en los sofás tántricos, para no quedarse fuera de juego en minuto y medio. Exitazo total!