Saltar al contenido

Soltera y sádica

Te voy a desvelar lo mas intimo inconfesable en este relato erótico, yo soy una mujer soltera de veintiséis años, educada por mis padres para pensar que el sexo no era para las buenas chicas.

Dominación sexual

Mi experiencia sexual es limitada porque siente una cierta ira contra los hombres. Soy heterosexual y disfruto contemplando fotos de hombres desnudos, pero lo que más me ha atraído siempre es dominar a mi pareja.

Primero me arreglo, me pongo lencería sexy combinando con ropa de látex sado, luego le llamo y le digo que venga. Tiene que venir vestido sólo con un taparrabos, nada más, así como también le ordeno que llegue a una hora determinada.

Castigo físico

Llega con cinco o diez minutos de retraso. Lo empujo sobre el respaldo de una silla de modo que su cara apunte hacia el asiento y el trasero quede hacia fuera. Sacándome el cinturón, le doy quince fuertes azotes por llegar tarde.

– Ponte de rodillas y pídeme perdón -le amenazo-, o te daré quince más.

No quiere más así que obedece.

Le dejo que suplique un rato antes de interrumpirlo. Lo agarro por los cabellos, levantándole la cabeza.

– Me perteneces – le digo-. A partir de ahora eres mío y sólo mío.

Él contesta:

– Si, señora.

Lo arrastro por el cabello hasta el cuarto de baño. Mientras se desnuda, abro el grifo del agua caliente. Él se mete en la ducha, pero permanece alejado del chorro caliente, cojo un cepillo de los de limpiar bateres, me desnudo y me meto en la ducha, empujándolo hacia el chorro de agua al mismo tiempo.

– Está caliente – exclama-.

– Así tiene que estar- le digo-, para limpiarte de todas las otras mujeres.

Tiene que ser una relación de pareja limpia. Utilizo el cepillo para frotarle enérgicamente el cuerpo, y él se queja. Le froto la mano derecha y los dedos, luego el dorso de la mano y el brazo por ambos lados. Le froto cada centímetro de la mano y el brazo derecho, incluso la palma y la parte inferior del brazo, antes e pasar al otro brazo. Después paso al rostro, el cuello, el pecho, el estómago, la espalda, y los hombros. Luego le froto las pierna. Por último le froto el pene y los testículos. Froto con fuerza u él grita.

– Inclínate

El labatorio

Le ordeno. Me acerco más a él, apretándole los costados fuertemente con las piernas y forzándole a inclinar el tronco. Cojo el teléfono de la ducha, me inclino sobre él, le aparto las nalgas y le meto el teléfono por el culo. Él grita cuando lo meto más adentro para que el agua cliente le limpie el ano.

Cuando después empieza a levantarse, le cojo por el cabello manteniéndolo bocabajo.

– Abre la boca.

Le ordeno. Cuando la abre le meto el teléfono de la ducha y le limpio bien la boca. Le repito que es mío, sólo mío, mientras se seca con la toalla. Le digo también que si alguna vez mira a otra mujer lo matará muy lentamente. Él me asegura que es sólo mío y que le gustan las mujeres que toman el control; le cojo del pene y le arrastro hasta el dormitorio.

– Túmbate sobre el estómago.

Le ordeno.

Cabuyería sexual

Entonces lo ato con piernas y brazos abiertos y le azoto el trasero, los muslos y la parte inferior de la espalda. No me detengo hasta hacerle sangrar, luego le doy varios azotes más. Lo desato y le digo que me haga el amor.

Me folla

El dolor lo ha excitado hasta el punto de causarle una gran erección y me obedece con avidez. Gimo de placer cuando empieza a besarme y acariciarme. No parece que vaya a tener nunca bastante. Finalmente, cuando estoy a punto de explotar, me penetra.

Yo cojo un pene artificial largo y delgado y se lo meto en el culo a la vez que él me penetra. Se pone a gemir cuando se lo meto hasta el fondo pero el dolor le empuja hacia delante. Empujo dentro y fuera del trasero el pene artificial al tiempo que él empuja el pene dentro y fuera de mi.

El ritmo se acelera cuando ambos alcanzamos el punto culminante. Le meto el pene artificial hasta el fondo del culo cuando él se recuesta sobre mi. Yo me muevo un poco y su cabeza se hunde en mi pecho.

Le enredo las cabellos con la manos, mientras estoy aturdida de la follada que me ha pegado y nos dormimos juntitos.

¿Te va el BSDM? Tienes alguna fantasía o experiencia propia que desees compartir con el mundo de manera anónima? Si gustas, esta es tu página. Hazlo.